jueves, enero 15, 2009

Antes de amanecer el cielo es cuando más oscuro está

la chica a la que nunca besé, o quizás a la que no supe besar
el mismo pelo que no supe acariciar
la nariz tozuda de esa niña que rie detrás de las cortinas
el olor a mantequilla del desayuno que hacía suyo
los pómulos vergonzosos que nos reafirmaban sobre el mundo no han sido mios

lo onírico tiembla a diario transformándose en algo palpable, mientras que lo que palpo se tergiversa y desfigura deshaciéndose en más de mil colores, o quizás en sólo tres.
la cabeza proclamando el cambio de aires, de alturas, reclama el pasado y lo hace suyo, como el desayuno que nunca compartimos.

como proclamando el futuro con la cabeza y los pelos al aire estorbándole en los ojos, algo antropomorfo nos señala y marca con su signo violeta. a nuestro parecer difusa e indistantemente...pero que cunda el pánico! todo esto está perfectamente perginiado, nada es insditinto ni efímero, tan sólo esa mariposa que besuquea la ventana vestida con gotas de lluvia,


y tú tras la ventana queriendo tocarla con tus dedos....


gracias a una especie de figura desdentada vestida de luto, vuelve a salir el sol a lo lejos del horizonte


y jack johnson hablándonos acerca del tráfico celeste

2 comentarios:

  1. ¿Deshaciéndose en más de mil colores o puede que sólo en tres?

    ¿RGB?

    Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

    ResponderEliminar