domingo, junio 13, 2010

gracias, perra

ahí te quería ver yo

ayudas, consejos, imposiciones, conversaciones opresoras (porque al final tenemos que poner palabras a lo que sentimos), himnos de gloria, trascendentalismo, espiritualidad, más allá de un más acá, anclajes oxidados en sangre, vuelos impresionantes sobre horizontes impensables, revoloteos icarianos, metáforas porque no hay palabras, trasiegos, concretitud, inmensidad, diálogo, lo que me retiene al suelo del sur,
lo que me hace volar,
que me hace volar,
me hace volar,
hace volar,
volar,
volar,
volar...

VOLAR


VOLAR


VUALÁ!


¿y sabes qué es lo mejor? que sólo me puedes entender si no hablo.
y también que no te puedo pedir que calles nada, porque en realidad ninguno de nosotros sabría cómo contarlo ni a quién.

llaman a la puerta con unos anclajes entre los brazos y bye bye men se diluyen en el sumidero que me eleva.

amazing shining,
bonito gesto a fin de cuentas ;)

1 comentario:

  1. ya sabes que volar, está al alcance de muy pocos...

    ResponderEliminar